Su bolsa está vacía.

Nuestro proceso de fabricación

Antes de llegar a sublimar tu cuello oa brillar en la punta de tu dedo, una joya pasará por varias etapas de diseño. Desde el boceto original hasta la creación del prototipo de cera, pasando por la fusión, el pulido, el engaste y finalmente el grabado, una joya será confiada a una multitud de joyeros y artesanos antes de recuperar su forma y su brillo final.

Descubra a continuación las etapas de fabricación de una joya realizadas en nuestros talleres de Diamantes y Quilates.

La realización del boceto

El dibujo es el primer paso que permite visualizar la joya y obtener una visión general de su elaboración. Por lo tanto, debe incluir los detalles más pequeños de la pieza a producir, incluido el material de la joya, así como la ubicación de las piedras preciosas y semipreciosas.

La realización del dibujo puede ser realizada por el propio cliente o por un maquetista especializado.

 

Diseño de la réplica en cera.

Luego, el artesano producirá un prototipo de cera respetando el diseño original con las ranuras vacías para acomodar los diamantes y las piedras durante el engaste. Las dimensiones de esta réplica serán ligeramente mayores que las de la joya final ya que aproximadamente un 5% de sus dimensiones se perderán durante el acabado. Luego, esta cera para joyería se unirá a una varilla llamada "árbol".

fusión del molde

El artesano joyero elabora un molde de yeso en el que sumergirá el árbol de cera antes de enviarlo a un horno de inducción. Bajo el efecto del calor, la cera se derretirá y dejará una huella en el yeso.

Al mismo tiempo, se derretirá la aleación de la joya (oro, plata o platino) y luego se verterá en el molde para que pueda ocupar el lugar de la cera. Todo este paso tiene lugar en un dispositivo muy específico llamado fusor.

Una vez endurecido el metal utilizado, el joyero romperá el molde para extraer la joya.

recuperación de hierro fundido

La joya así obtenida tras la fusión se encuentra en estado bruto. Por lo tanto, debe estar trabajado y bien preparado. El artesano corregirá las imperfecciones, realizará las distintas soldaduras y montajes y ajustará el tamaño de la joya para que quede lista para pulir y engarzar.

Este paso es decisivo para la calidad de la joya. Requiere mucha paciencia y mucha atención a los detalles. El más mínimo error puede afectar de forma irreversible a la calidad de la pieza, que ya no podrá exhibirse.

La selección de piedras para la joya.

Ahora, el soporte para joyas está listo para ser engastado y acomodar diamantes, piedras preciosas y semipreciosas. La selección de estas joyas se hace con mimo para resaltar la joya y darle un estilo muy estudiado.

La elección de las piedras preciosas se realiza en función de su tamaño, color y calidad. Para una joya de diamantes, será necesario basarse en los 4 criterios de selección, o las 4C del diamante, a saber: el color, la pureza, el tamaño y el quilate.

Engaste de joyas

Durante este paso, el engastador fijará las piedras en el marco de la joya. Dependiendo del tipo de joya, se utilizarán varios procesos de engaste: un engaste de grano, un engaste de garra, un engaste cerrado o incluso un engaste de canal. El engaste requiere mucha delicadeza y meticulosidad, un gesto demasiado repentino o demasiado fuerte corre el riesgo de romper la joya o incluso su soporte.

Pulido para terminar la joya

El pulido es el paso final en la fabricación de una pieza de joyería. Consiste en devolver brillo y brillo a la pieza de joyería con el fin de perfeccionar su renderizado y confirmar su calidad.

Así, el engaste de la joya será pulido por medio de diversas máquinas y herramientas sofisticadas con el fin de borrar todos los rastros dejados durante el modelado.

Posteriormente se someterá la pieza a ultrasonidos para eliminar cualquier resto de polvo o grasa que pudiera afectar al acabado.

Las joyas de oro blanco se someten finalmente a un baño de rodio, que consiste en sumergirlas en una solución de rodio. Este paso final acentuará el brillo y el color del metal y así conseguir un acabado perfecto.

Grabado

Este paso es obligatorio porque da fe de la autenticidad y calidad de la joya. El grabado consiste en imprimir el punzón del joyero o la marca de fabricación así como el quilate (mención obligatoria).

También es posible personalizar su joya imprimiendo una inscripción o grabado especial: una fecha de boda, por ejemplo, el nombre de su amada o una fecha de nacimiento.
Si algunas piezas se pueden diseñar en menos de un día, todos estos pasos en la fabricación de una joya requieren semanas de trabajo y meticulosidad.
Para una pieza de joyería valiosa, siempre es recomendable hacerla revisar al menos una vez al año. Como el oro y la plata tienden a desgastarse con el tiempo, pulirlos restaurará su brillo y lustre.

Nos ofrecemos

  • Envios
    gratuitos
  • Garantizada
    10 años
  • Joyas
    por encargo
  • Pago
    segura
  • Atención Al Cliente
    para usted
  • Certificado
    autenticidad
  • Cambio
    de tamanho
  • Grabado
    gratis
  • Pago en
    varias veces
Cerrar